jueves, 15 de mayo de 2014

Reflexiones Cristianas .

El Taxista .
Un día un señor me pidió hacer una carrera a un pueblo cerca a la ciudad. El señor se encontraba con su esposa y su hijo recién nacido, y habían estado buscando taxis pero todos le cobraban mucho. El taxista decidió cobrarle 25 mil pesos a lo que el señor accedió.


Cuando llegaron al destino, el señor le dijo: "Solo tengo 15 mil pesos, cógelos y haz lo que se te de la gana." Y se bajó del taxi junto con su familia. El taxista, de buena fe, le devolvió los 15 mil pesos y le dijo: "Mejor guarda tus 15 mil que de seguro los necesitarás mas que yo." Sin embargo el señor, con mucha grosería, se los tiro dentro del taxi.

El Amor de Dios
El taxista se fue sin rencor, simplemente dejando pasar la situación. Un par de semanas mas tarde, se encontró nuevamente al mismo señor junto con su esposa, queriendo ir al mismo pueblo. El taxista le dijo: "La vez pasada me quedaste debiendo 10 mil pesos. Esta vez te llevo por los 30 que cuesta mas los 10 mil que me debes.". El señor aceptó, y cuando llegaron le dijo "Solo tengo 30, dame un momento y busco los otros 10."

Luego de esperar mas de media hora e incluso tener pasajeros en el taxi esperando para arrancar, llegó el señor con varios bollos, quesos y demás cosas que incluso se pasaban de los 10 mil pesos. Ahora, el taxista y el señor se convirtieron en mejores amigos, e incluso el hijo del taxista recibe la ropa que se le va quedando al hijo del pasajero, ya que sus hijos son consecuentes.

¿Que aprendemos de esta historia? Cualquier otra persona en los zapatos del taxista se hubiera bajado a pelear por el resto del dinero, o incluso hubiera guardado rencor con el señor, y al verlo la próxima vez no le habría ofrecido la carrera sino que pudiera haberle hecho un daño o llamado a la policía.

El taxista no, el simplemente tuvo un pequeño gesto de amor, de paciencia y de bondad con el Señor. Eso es lo que Dios quiere, que nosotros hagamos lo mismo con esas personas que tal vez nos hacen daño o incluso nos tratan mal. Eso puede ser la semilla que pronto dará frutos. Puede ser esa razón para que la otra persona recapacite y conozca a Dios.

Como dice Lucas 6:35, amar a tus enemigos tiene su recompensa. ¡Vivan llenos de bondad, amor y misericordia!