sábado, 10 de mayo de 2014

Islas Malditas

La Isla Del No Retorno, POVEGLIA.






En los océanos de nuestra tierra hay innumerables islas, muchas de ellas han sido utilizadas por piratas para ocultar sus tesoros, otras han sido utilizadas para aislar a los presos, enfermos mentales o víctimas de la peste. Con el paso del tiempo, muchos de estos complejos fueron abandonados, quedando las almas de los mortales que fallecieron en trágicas circunstancias. Una de estas islas es Poveglia, una pequeña isla insignificante situada en las aguas de Venecia, Italia. Aunque Venecia es conocida por su belleza, y siempre ha sido un destino turístico popular, la pequeña isla se encuentra completamente abandonada, no hay visitas, no se permiten turistas. Muchos residentes locales no quieren recordar que la pequeña isla existe, ya que las historias de fantasmas y terribles apariciones fantasmales son toda una realidad en la isla maldita de Poveglia.

La isla de los horrores
La historia oscura y siniestra de Poveglia puede servir perfectamente como guión de una película de terror. Es un verdadero ejemplo de cómo la realidad puede ser más aterradora e inquietante que la ficción. La terrible historia de Poveglia nos lleva de nuevo a los días oscuros de la peste bubónica o la “Muerte Negra”. Esta terrible enfermedad mató a la mayoría de las víctimas dentro de los cuatro días siguientes de la infección. A principios del siglo XIV, la ciudad de Venecia se apoderó del miedo y quedó atrapada en un estado de pánico, ya que la plaga se apoderaba de sus vecinos y comenzó a cobrarse un sinnúmero de vidas. A medida que aumentaba el número de muertos y el olor se hacía insoportable para los que aún vivían, comenzaron a transportar los cuerpos a la isla de Poveglia.



Algunas autoridades locales pronto decidieron utilizar la isla como una zona de cuarentena. Entonces las cosas comenzaron a coger un giro más oscuro en la isla, ya que las personas que tenían el más mínimo síntoma de la plaga fueron arrebatadas de sus familias y abandonadas en la isla de Poveglia. Se les dejaba morir solos y rodeados de miles de cadáveres. Entre el aumento de los cadáveres en Poveglia, siempre se podían escuchar unos cuantos gemidos de los que aún no habían muerto, esperando sufrir su horrible destino. Se cree que alrededor de 160.000 hombres, mujeres y niños fueron llevados a la isla. Es difícil imaginar el miedo y la angustia que estas víctimas de la terrible plaga debían haber sentido cuando morían.
Se dice que la gran cantidad de cuerpos formaron una “capa” de ceniza pegajosa en la parte superior de la tierra de la isla. Los pescadores evitaban la isla, debido al riesgo de encontrarse huesos humanos o partes de los cuerpos. La isla de Poveglia fue evitada durante muchos años después de la plaga. No fue sino hasta la década de 1800 que alguien decidió dar uso a la pequeña isla. Entonces se construyó un hospital para enfermos mentales. Se dice que los pacientes en el hospital mental, inmediatamente después de que fueran trasladados a la isla, comenzaron a tener terribles visiones de cadáveres y de fantasmas de las víctimas de la plaga. Por supuesto, estas experiencias fueron completamente ignoradas por los médicos, ya que los enfermos que decían haber sido testigos de estos avistamientos fantasmales eran consideraros mentalmente inestable o completamente locos.
De isla de la peste a hospital mental
Pero la terrible historia de la isla no acaba aquí, durante la década de 1920 un médico responsable del hospital torturó a una gran cantidad de pacientes. Llevó a cabo terribles experimentos que él creía que lo harían famoso en la comunidad médica. Los pacientes eran llevados a la Torre del hospital, donde se llevaban a cabo los experimentos atroces, utilizando diversos métodos crueles de tortura. El doctor hizo sus experimentos con los enfermos mentales durante muchos años. Sin embargo, no tardaría en unirse a sus pacientes en su locura. El médico comenzó a ver a los espíritus de las víctimas de la peste e incluso a los fantasmas de sus propios pacientes torturados. Las experiencias fueron tan espantosas e intensas que el médico que una vez tenía la esperanza de convertirse en una celebridad, perdió completamente la cabeza. Atormentado por estos espíritus y las horribles visiones, el médico trató de suicidarse saltando desde el campanario del hospital. La leyenda dice que el doctor demente sobrevivió a la caída, pero una misteriosa niebla se levantó del suelo de la isla de Poveglia y lo mató.








Tras la muerte del director el centro fue rápidamente desalojado y la isla volvería a quedar por completo deshabitada hasta que una familia adinerada decidió comprar la isla por una cantidad que no seria revelada. 
Pese a que aun hoy pertenece a esta familia, solo pasaron una noche en la isla ya que un extraño suceso que nunca quisieron desvelar, desgarró la cara de su hija, a la que tuvieron que dar 14 puntos. 
Tras este suceso, solo van a la isla para cosechar los viñedos allí plantados (la tierra es muy rica en restos orgánicos) y los que han osado pasar allí una noche han salido huyendo y jurando no volver por los gritos y lamentos que allí dicen oír, y por la abrumadora maldad que todos parecieron percibir.