lunes, 22 de septiembre de 2014

10 Cosas Que Nunca Deberías Decirle a Tu Pareja De Su Pene.

El Pene Es Ese Miembro Sobre El Que Es Mejor No Opinar, Al Menos No delante De Ellos.

Hay partes de nuestro cuerpo a las que le tenemos especial cariño y no permitimos que nadie opine negativamente sobre ellas, ¿verdad? En el caso de los hombres (de la mayoría de ellos), el pene es ese miembro sobre el que es mejor no opinar, al menos no delante de ellos. Mide bien tus palabras porque hay 10 cosas que bajo ningún concepto debes decirle a un hombre sobre su "amiguito".
Cuando están entre amigos, ellos hablan y hablan sobre su pene. Lo comparan, cuentan cómo fue en sus relaciones sexuales, le ponen nombres y relatan una serie de hazañas más que quizás preferimos no saber. Sin embargo, no seas osada y comentes algo negativo sobre su pene o desatarás su furia y, posiblemente, harás pedazos su ego masculino. Te aconsejamos que nunca te atrevas con estas diez frases:

1. Mi ex- novio lo tenía más... ¡DIFERENTE!

Aunque esto sea cierto, y tu ex novio tuviese el mejor pene que hayas visto en tu vida, ¿no crees que para ti también resultaría molesto que te hablase sobre el pecho o el trasero de su ex pareja? Recuerda que toda comparación, siempre es odiosa...a los penes grandes llegan las grandes responsabilidades.

2. ¡Me estás haciendo daño! Creo que está torcido...

Si de verdad es así, procurará no volver a desnudarse delante de ti. ¡Imagínate que vergüenza! Dicen los expertos que los seres humanos somos asimétricos, ¿no? ¿Ocurre también con algunos penes?

3. Aunque sea pequeño, a mí me gusta

Aunque digamos que el tamaño no importa, es algo que ellos tienen incluso más en cuenta que nosotras. Así que mejor ni te pronuncies al respecto. Aunque le digas que disfrutas en las relaciones, posiblemente pensará que tus orgasmos son fingidos y se hundirá en un bucle depresivo porque quizás otras mujeres le hayan dicho lo mismo antes. Así que... ¡Absoluto silencio!

4. El sexo oral... No es por mí, ¡ES POR TI!

Esperemos que no te haya ocurrido nunca o que no te ocurra a partir de ahora pero es la forma "sutil" de decirle que necesita una ducha. Y está claro que esto sí tienes que decírselo si de verdad te interesa seguir con tu chico pero intenta ser precavida. Quizás, si os ducháis juntos no solo consigas tu propósito, sino que también disfrutaréis del sexo bajo el agua. Bien pensado, ¿cierto?

5. Tu pene tiene un color raro, ¿no?

A menos que la tonalidad de su miembro te resulte preocupante y creas que debe visitar al médico de inmediato, en el resto de casos es mejor guardar silencio.

6. ¿Está ahí? No siento nada

En caso de que te ocurra esto, está claro que no puedes estar con una persona que no te produce placer cuando mantenéis relaciones sexuales. En este sentido, también hay que ser compatible y ya encontraréis a otras parejas que os satisfagan en todos los sentidos. Así que, momento de dejarles ir: a él y a su pene.

7. Mi ex aguantaba más tiempo con el pene erecto...

Muchas veces esto es una cuestión psicológica que tiene solución pero suele preocupar y mucho a la mayoría de los hombres. Posiblemente, compiten con sus amigos para ver quién aguanta más con el pene erecto. Es el momento de que hagas gala de sensibilidad si se te ocurre planteárselo.

8. ¡¡¡Qué bonito es!!!

Puede ser grande, ponerte caliente, ser perfecto para ti pero nunca, NUNCA, un pene será "bonito". Su virilidad estará por los suelos si se te ocurre calificar con un adjetivo dulce su miembro... Así que, ahórrate tu exaltación de ternura.

9. ¿Crees que cuando seas anciano, encogerá tu pene?

Es una preocupación innecesaria para ambos, así que quédate con la duda si no quieres que salga corriendo. Si seguís juntos para entonces, ya tendréis oportunidad de comprobarlo pero os querréis tanto, tanto, que ya ni te importará. Tu mantra: ¡Juventud, divino tesoro!

10. ¿Podemos jugar con tu pene?

Sí, puede ser que él se emocione cuando te escuche pronunciar esta frase pero lo que no sabe es que tu curiosidad va más allá de los juegos eróticos... Recuerda que lo que tienes entre manos ¡es un pene, no un juguete!

Fuente: enfemenino.com