martes, 30 de septiembre de 2014

Quien Nos Lastima No nos Ama.

Quien Nos Lastima No Nos Ama.

Nos cegamos por amor, muchas veces siendo incapaces de ver los fallos de nuestra pareja, justificándole y perdonándole una y otra vez.

Pero quien nos lastima no nos ama. Si un hombre o una mujer te ama de verdad, no te hará daño alguno.
Si te lastima no te aferres a él o a ella, reivindica tu derecho a la felicidad, al amor verdadero, y déjale, que quien te daña no sabe valorarte y no te merece.
Las rupturas de pareja muy a menudo son inevitables. Unas veces, el amor muere sin razón: simplemente era un viajero que decidió acompañarnos por un tiempo y después de cumplir su labor, se despide de nosotras.
Pero en otras oportunidades, el amor no muere, es nuestro amado o amada quien impiadosa mente lo asesina con cada grito, indiferencia y acción que nos lastima…
El dolor se hospeda en nuestro corazón y con el pasar de los días, el amor agoniza en nuestros brazos sin que  podamos hacer nada por verle respirar de nuevo. 

Impotentes, nos quedamos en el suelo contemplando lo que alguna vez fue esplendor y hoy nos llena de tristezas, pero después de tantas lágrimas, nuestros ojos por fin se lavan y podemos ver la realidad. Al fin, después de que el agua mojara nuestra alma, hemos despertado de ese vano sueño que nos hacia dormir placenteramente en medio de las pesadillas.
Nuestro amor era tan grande que solíamos olvidarnos de lo que alguna vez quisimos para nosotros mismos. Siempre le perdonábamos y justificábamos todo, pero ahora notamos todos esos errores que antes, por el encantamiento del amor, minimizábamos:sus faltas de atención y detalles, sus malos humores que “descargaba” con nosotros, sus silencios, sus palabras necias… En definitiva, él  o ella ya no era el hombre o la mujer  del cual nos enamoramos, alguien nos lo había cambiado sin previo aviso… Ahora, ¿qué hacemos nosotros? ¿Por qué permanecer al lado de quien nunca amamos? ¿Por qué estar con quien solo nos regala decepciones?
No te aferres a un hombre o a una mujer  que no existe, no hay segundas oportunidades para un hombre o una mujer  moneda: nos muestra su cara para enamorarnos y tenernos con él o ella ; pero cuando siente que estamos “seguras”  o " seguros "en su vida, nos muestra su sello y nos convierte en basuras que puede tratar como se le antoje.
 Debemos empezar por sacar de nuestro mundo a quien sólo nos ocasiona llanto.
Fuente : Toda mujer es bella