viernes, 2 de mayo de 2014

Un Deseo No Cambia Nada.

Deseo O Decisión










Deseo es el interés por tener algo, por conseguirla, ya sea una persona, un afecto, una cosa.
Desear es soñar, imaginar, sentir intensamente poseer, alcanzar algo.
Desear es anhelar, también es querer que algo malo se termine, o que algo hermoso se eternice.
Desear es estar interesados en que las cosas sucedan, pero sin hacer nada para lograr los resultados deseados.
Nuestras decisiones pueden ser acertadas o erróneas, pero cualquiera de ellas nos generan aprendizaje.
Si nos llegáramos a equivocar, debemos esforzarnos por aprender de nuestros errores, en lugar de castigarnos por ello, pues si no lo hacemos estaremos destinados a repetirlos en el futuro.
Desear no es malo, sólo son sueños, ideas, anhelos y no lastimamos a nadie con hacerlo.
Deja de ser bueno, cuando decidimos hacer algo por obtenerlo, cuando agregamos acción a nuestras palabras, cuando deseamos algo malo y no nos detenemos para conseguirlo.
Por otra parte, el deseo y la decisión van de la mano cuando queremos, cuando deseamos algo limpio, algo bueno.
La decisión es acción, decisión y acción, son las dos cosas que necesitamos para conseguir nuestros objetivos.
Decisión y acción, son dos pasos clave que, sin embargo, no mucha gente lleva a cabo.
¿ DE QUÉ VALE UNA TONELADA DE DESEOS, SI NO PONEMOS UN GRAMO DE ACCIÓN ?
¡ MÁS VALE UN GRAMO DE ACCIÓN, QUE UNA TONELADA DE DESEOS !
El deseo no cambia nada, la acción, la decisión es quien te hace cumplir o no tu deseo.
Podremos desear que el mundo cambie, pero si no hacemos nada por ello, sólo quedará en deseo.
Podemos desear tener una relación bonita, agradable, deliciosa, pero si no ponemos nada de nuestra parte, sólo quedará en deseo.