martes, 15 de julio de 2014

Los Secretos de Pareja más frecuentes .

Cuánto más Comprometida está una pareja y más años lleva junta , más secretos de peso Ocultan.


Cuánto más comprometida está una pareja y más años lleva junta, más secretos de peso se ocultan. Entre los casados, el porcentaje de personas que reconoce estar guardando un secreto importante a sus cónyuges supera el 25%, según un estudio de la Universidad de Tennessee dirigido por la psicóloga Beth Easterling, mientras que el 60% de las parejas lo ha hecho en algún momento de la relación.
En el fondo, salvaguardar ciertas informaciones, concluyen los autores, es un elemento clave en las relaciones humanas, que no tiene otro objetivo que protegerlas.
El miedo a herir la sensibilidad del otro, ganarse una reprobación o debilitar los lazos deconfianza son las principales causas que están detrás de estas omisiones. Por supuesto que no todos los secretos tienen el mismo peso, por lo que los investigadores sólo consideran como verdaderos “secretos de pareja” aquellos que pueden afectar a la estabilidad conyugal.
El miedo a herir la sensibilidad del otro, ganarse una reprobación o debilitar los lazos de confianza son las principales causas que están detrás de estas repetitivas omisiones
Uno de los datos más sorprendentes, según se deduce de los resultados del estudio, es que las infidelidades no son el secreto más común, sino aquellos relacionados con las finanzas, la situación profesional o familiar y con nuestro pasado, sobre todo en lo referente a la ruptura de reglas morales o jurídicas. La promiscuidad en la juventud, las cuentas bancarias secretas para hacer pagos sin que el otro lo sepa o las opiniones negativas de familiares cercanos sobre la pareja, más concretamente, son las informaciones que se omiten con más asiduidad.

Las personas con más secretos :


Para valorar el peso de los secretos en las relaciones de pareja, los investigadores desarrollaron un cuestionario al que contestaron hombres y mujeres, con edades de los 16 a los 72 años y de distinta orientación sexual. Los resultados se midieron en una escala del 0 al 355, basándose en la cantidad y la frecuencia de los secretos. La media final alcanzó los 217 puntos. Una sorprendente cifra que da cuenta de lo comunes que son los secretos en las relaciones.
La promiscuidad en la juventud y las cuentas bancarias secretas para hacer pagos sin que el otro lo sepa son algunos de los secretos más comunes
En base a estos resultados, los responsables del estudio definieron los perfiles de las personas más propensas a omitir ciertas informaciones sobre su vida. En primer lugar se encuentran los homosexuales, “personas que por motivos de discriminación se han acostumbrado a ser mucho más celosas de su intimidad, evitando revelar ciertos aspectos de su vida por el miedo a ser rechazados. Una tendencia a ocultar la orientación sexual que acaban llevando a otros terrenos y que mantienen incluso cuando tienen una relación estable.
El género también influye en este tipo de actitudes, y las mujeres son más propensas a mantener secretos que los hombres, según los resultados del estudio. Las personas casadas serían las siguientes en incurrir en estas actitudes, seguidas de aquellas pertenecientes a minorías étnicas. Los motivos de estos últimos, según la hipótesis de los investigadores, serían similares a los de los homosexuales, “pues tendrían la tendencia a ocultar ciertas informaciones para evitar posibles desaprobaciones de una mayoría blanca”.

“Se hace para no herir al otro”

Una de las principales razones que están detrás del sorprendente número de secretos que se ocultan las parejas tiene una base cultural. “Solemos esperar que los cónyuges sean fieles y leales, por lo que cualquier información que se crea ofensiva o que dañe la credibilidad es susceptible de no ser revelada”, apuntan los autores del estudio. Por este motivo, las personas que llevan varios años casadas mantienen más secretos “porque el guion cultural les exige un mayor nivel de honestidad”.
La inseguridad ante un comportamiento o un hecho que pueda rebajar las expectativas que el otro tiene sobre nosotros está detrás de este alto porcentaje de secretos conyugales. Asimismo, la vergüenza es otro de los sentimientos que más interfieren en estas actitudes, aunque se trate de informaciones banales que ni siquiera llamarían la atención de la pareja.
El problema de los secretos es que cuanto más se mantengan en el tiempo más complicado será revelarlos. Una carga que, en ocasiones, puede que sea inevitable si se quiere preservar la relación. La honestidad debe ser la norma, primero con uno mismo y luego con los demás, pero la complejidad de las relaciones humanas no siempre invita a la transparencia total. Además, debemos ser conscientes de que, con mucha probabilidad, son los dos miembros de la pareja los que se encuentran en esta situación, incluso en los matrimonios más abiertos. Por tanto, lo mejor que podemos hacer es analizar el papel de los secretos y su porqué, tanto para entendernos mejor a nosotros mismos como a nuestra relación.

FUENTE :BLOG PHRÓNESIS .