lunes, 25 de agosto de 2014

Dispareunia : Un freno Para El Placer.

La Dispareunia O Coito Doloroso.


La “dispareunia” es el dolor que se produce durante la penetración vaginal. Cuando sentimos dolor en vez de placer, en la mayoría de los casos tiene consecuencias tales como pérdida del deseo, evitación del encuentro sexual, y -si es intenso y crónico- incluso pueden aparecer el vaginismo y las fobias sexuales.

¿Cuáles son las causas más comunes por las cuales una mujer puede sufrir dispareunia?:



Desde el punto de vista médico, diferentes infecciones vaginales podrían producir alteraciones en el flujo vaginal y por lo tanto ardor, irritación y dolor. También disminución en los niveles de estrógenos, que puede darse por diferentes motivos en una mujer joven y que más adelante es inevitable (tras la menopausia). Por eso es que el primer paso ante este síntoma es visitar a especialista en ginecología.



El dolor en el coito puede ser también (y a veces como complemento de las causas médicas) producto de la angustia sexual. Por ejemplo uno o más episodios de abuso sexual podrían dejar como secuela la respuesta condicionada de rechazo a la penetración, o también a otras prácticas sexuales. El mismo dolor produce y alimenta el temor al dolor, que al impedir que la mujer se relaje en ese preciso momento bloquea el proceso de lubricación y dilatación vaginal. Esa secuencia de dolor-miedo al dolor-tensión-más dolor, se convierte en un círculo vicioso a desactivar.

También tenemos otros factores relacionados con la estimulación sexual. Si la mujer no recibe cierta calidad de estímulo sexual, y además si no se da esa motivación durante un cierto tiempo, entonces posiblemente no llegue a excitarse lo suficiente como para desear el coito. Y esa es una de las quejas femeninas más comunes, como lo vimos en otros artículos: los hombres que acarician de un modo muy directo, no suelen ser románticos ni contemplar los cinco sentidos, y además dedican poco tiempo a los juegos eróticos precoitales. Además hay que tener en cuenta que el hecho de que una mujer tenga su vagina lubricada no quiere decir que necesariamente desea ser penetrada: una cosa es la excitación genital, y otra la subjetiva, que no siempre van juntas.



Es importante tratar con especialistas en sexualidad el dolor en el coito antes de que se haga crónico. El esquema de tratamiento incluye en diferentes módulos el abordaje específico de las causas médicas (por ejemplo con antibióticos, hormonas o incluso ansiolíticos), sugerencias de cambios en el guión sexual (buscando un esquema de estimulación más efectivo y adecuado), ejercicios de relajación, psicoterapia individual, psicoterapia para abordar conflictos de la pareja e incluso lubricantes artificiales.

FUENTE:

Por: Dr. Ezequiel López Peralta